Y recuerden… No todo es Frida Kahlo

En este país tenemos representante al nivel global, que aunque nos enorgullecen no son los únicos en su especialidad, un caso curioso es de las artistas plásticas mujeres que se han visto un poco opacadas por el impacto global de Frida Kahlo que aunque su obra surrealista no es mala, no es la única que ha creado obras que representan la esencia mexicana.

Así que quiero dedicarme al menos a mencionar a cinco de ellas para compartir un poco de su vida y obras.

María Izquierdo ( 1902- 1955)

Fue la primera pintora mexicana en exponer su obra fuera de México en 1930, en el Art Center de Nueva York. Su trabajo muestra el uso de intensos colores y temáticas que incluyen autorretratos, paisajes, naturaleza y muestras claras de surrealismo. Su obra está incluida en el contexto del arte posrevolucionario y sus pinturas tienen importantes vínculos con el arte de vanguardia, pero relacionados con la mexicanidad.

“Alegoría de la libertad” María Izquierdo (1937)

María del Carmen Mondragón Valseca, conocida como Nahui Olín (1893-1978)

Nacida en una familia acaudalada del porfiriato, de niña y adolescente vivió en París, donde estudió danza clásica, pintura, literatura y teatro. Durante la Primera Guerra Mundial se refugió en España donde empezó a pintar.

En 1921 volvió a la Ciudad de México y se sumergió en la vida artística del país, donde resaltó por sus ideas de avanzada, su actitud provocadora, su papel de modelo de varios importantes pintores y sus varios matrimonios. Su obra pictórica se inscribe dentro del naíf, caracterizado por la espontaneidad y la ingenuidad. Hizo múltiples autorretratos y recreó imágenes típicas de México como parques, mercados y pulquerías.

“Autorretrato en los jardines de Versalles” Nahui Olín

Aurora Reyes Flores (1908-1985)

Fue la primera exponente femenina del muralismo mexicano. Nieta del general Bernardo Reyes y sobrina de Alfonso Reyes, la Revolución y la persecución política llevaron a su familia a la CdMx.

Expuso su obra en el Salón de la Plástica Mexicana y participó en exhibiciones colectivas en Francia, Cuba, Estados Unidos y México. Durante su vida creo siete murales. En 1936, completo su mural Atentado a los maestras rurales, en el Centro Escolar de la Revolución. Entre 1960 y 1972 pintó cuatro murales en el Auditorio 15 de Mayo, en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). En 1978 terminó su sexto mural en la casa de Hernán Cortés en Coyoacán.

A pesar del éxito en su carrera y de su extrovertida personalidad, murió casi olvidada, el 26 de abril de 1985 en la CDMX.

“La niña mareña” Aurora Reyes Flores (1953)

Olga Costa (1913-1993)

Sus padres, Ana Fabricant y Jacobo Kostakowsky, originarios de Odesa, Unión Soviética (hoy Ucrania), emigraron en 1909 a Alemania. Vivieron en Leipzig donde nacieron sus dos hijas: Olga y Lya. Se trasladaron a Berlín debido a la profesión de su padre, violinista, director de orquesta y compositor. Por su activismo político e ideas socialistas, Jacobo Kostakowsky estuvo en la prisión de Baviera. Cuando le otorgaron la amnistía, la familia decidió emigrar a México. Llegaron el 7 de septiembre de 1925 al Puerto de Veracruz a bordo del barco Espagne. Se establecieron definitivamente en la Ciudad de México.

Olga se inscribió en la Escuela Nacional de Artes Plásticas en la Academia de San Carlos (ENAP) en 1933 participó como cofundadora de la Sociedad de Arte Moderno que, dirigida por Susana y Fernando Gamboa, fue la primera galería que logró montar en México importantes exposiciones como la presentación de la obra de Picasso

“Vendedor de fruta” Olga Costa (1951)

Cordelia Urueta Sierra  (1908–1995)

Hija del escritor y diplomático Jesús Urueta Siqueiros, la artista mexicana es conocida por el uso del color y la abstracción sin abandonar la figura humana. Nació en una familia intelectual y artística, relacionada con el pintor David Alfaro Siqueiros y el educador Justo Sierra. No tuvo una formación artística formal extensa, pero empezó a dar clases de arte, lo que le permitió conocer a varios artistas mexicanos contemporáneo.

Ella sentía que el uso del color expresaba mejor sus emociones. Su obra es conocida por esto y se le considera una de las “grandes coloristas” de México”. Su trabajo más tardío fue más abstracto aunque con referencias a la forma humana, mostrando influencia de Tamayo. Se le conoce también como la “Gran dama del arte abstracto”.

“Ángeles de la noche” Cordelia Urueta

¿Qué te parecieron? Aunque adoramos el arte de Frida Kahlo definitivamente tenemos un bagaje cultural más amplio de mujeres artistas mexicanas. Déjanos tu opinión en los comentarios.  

Author Profile

Yoselyn Munoz
Loca amante de los gatos, del cine, la música y la lectura, periodista apasionada, estoy en el proceso de convertirme en un adulto responsable o eso intento.

Comments

comments

Yoselyn Munoz

Loca amante de los gatos, del cine, la música y la lectura, periodista apasionada, estoy en el proceso de convertirme en un adulto responsable o eso intento.