Nietzsche me dice: “¡Manda todas las críticas a la banca y solo vive!”

En lo corto de mi vida adulta nunca me había atrevido a leer algo sobre el escritor Friedrich Nietzsche, la principal razón era porque había escuchado desde la preparatoria hasta la universidad una infinidad de comentarios negativos sobre su filosofía de vida; en esos momentos no me era tan importante la moral pues solo tenía como tarea estudiar, comer y dormir. 

Pero en un momento por tratar de entender los comportamientos de mi entorno o simplemente tratar de captar que demonios es la vida después de todo. Me encontré con un título llamado “Más allá del bien y el mal” el cual para mi sorpresa logro responder un 99.9% de las preguntas inconclusas que venía recopilando desde la infancia, si bien me llevo un tiempo extenso en la comprensión del mismo termine muy satisfecho con esta gran experiencia y el resultado. 

El libro nos muestra las críticas externas hacia un mundo moderno el cual es tan doble moralista que termina siendo una película bizarra de una producción barata y dirigida por una ola de clones sin pensamiento propio, recreando tantas veces la misma escena que terminan por acostumbrarse a una vida cronometrada por el reloj de la vida. 

Muestra cómo podemos ser manipulados tan fácilmente con historias que no tienen pruebas empíricas y solo se escuchan de boca en boca generando una tela en nuestra mente tan fuerte que lo convierte en la prueba más irrefutable del mundo. 

Lo bueno y lo malo está bien definido por las personas, sabemos que si robas es malo y tendrás que pagar una condena en prisión, pero que pasa cuando las personas sabemos y decimos que algo es malo y aun así lo hacemos por el simple hecho de tener en nuestra mente que el fin justifica los medios o que si lo hago yo no está mal, por ejemplo:

  • La señora que va cada domingo a misa pero apoya el aborto.
  • El chico que consume un cigarrillo y grita en campañas no a las drogas.
  • La señorita que da de comer a un perro pero le causa indiferencia un niño hambriento.
  • El señor que brinda comida a niños necesitados pero golpea cada noche a su mujer.

Esto querido lector es la doble moral de la que habla Nietzsche, nunca podremos comprender los sentimientos ajenos, el ser humano nace con el instinto de supervivencia y realiza lo que  a su mente le genere mayor comodidad, por eso es mejor solo vivir y mandar todas esas críticas de tu persona al BANQUILLO al final del día sabes que esa persona que lo hace es igual o peor que tú en temas de moral.

 

Comments

comments

Dazza Murillo

Bibliófilo fuera del closet, amante del deporte y no congenio mucho con la frase: “No Puedo”.