Estudios de animación en México: no hay mayor secreto, solo trabajo duro

El pasado fin de semana, 4 y 5 de junio, estuvimos en el Creativa Fest 2016, festival internacional de animación, que se llevó a cabo en el World Trade Center de la Ciudad de México, con tres salas de exposiciones para las distintas ponencias, espacios donde podías interactuar directamente con los expositores, representantes de las distintas estudios / casas productoras y sus respectivos canales de televisión, así como creadores de contenidos publicitarios, cortometrajes, contenidos creativos y presencia de distintas escuelas de animación.

facebook twitter Lucio Rogelio Ávila Moreno

Dos de las charlas que más llamaron nuestra atención fueron las impartidas por las casas productoras Llamarada de Petate y Cinema Fantasma. Ambas de origen mexicano y con historias similares.  Un grupo de jóvenes recién egresados de la universidad proponen un programa de trabajo de autogestión durante los primeros años, una apuesta personal que involucra tanto a familiares como amigos, algunos viven con sus padres al no poder solventar esa “vida de adultos”, como dijo Alejando García (representante de Llamarada), no sin cierto humor.  Estos proyectos representan lo producción en el ahora, no hay certidumbres del mañana, así que es necesaria la producción, la creación constante, “nadie tiene la certeza de una vida acomodada, con un trabajo donde te den jubilación y sin problemas”, comentó Roy Ambriz, director de Cinema Fantasma.

Lo que resaltan entrelíneas ambas compañías es que lo principal para tener una casa productora es el trabajo firme y constante. La convicción de trabajar aún sin dinero que pueda fondear los proyectos. Una noción preocupante, primero porque las artes en México parecen ser un territorio inestable donde los apoyos obtenidos bien pueden ser de programas a la creación, substanciosos pero efímeros, nada perdura, la estabilidad en el rango de la cultura es una inversión riesgosa; sin embargo, la perspectiva que nos plantean estos estudios de animación es optimista más no gratuita. Ambas propuestas hablan a un público fresco de jóvenes creadores, universitarios o recién egresados, para buscar la comunión entre semejantes y apoyarse en la producción de contenidos originales, con un pie puesto en la creación artística y otro en el diálogo con otras instituciones, como lo es la publicidad.

Estudios de animación en México.

Ambos proyectos evidencian las horas de trabajo invertidas, Llamarada tiene proyectos de ideas originales, otros en comunión con museos e incluso han sigo acreedores al apoyo de IMCINE en más de una ocasión. Con su proyecto “El jardín de las delicias” nos compartieron su desarrollo, como el proceso donde se expone un arte detallado (el diseño de personajes y sus distintos elementos, aspectos específicos en la iluminación, matices del color, los ornamentos, etc.), pero que quizá al momento de la producción es necesario sintetizar ciertas figuras o secuencias para así economizar en el lenguaje visual, y también en el presupuesto. Al ver “El jardín de las delicias” nos percatamos de los colores planos pero dinámicos, con un ritmo frenético a ritmo con la música, con secuencias breves que han tomado semanas en ser animadas.  En su proyecto “Santolo” intervienen el Panteón Dolores de la Ciudad de México, con animación digital proyectada sobre las tumbas, en un acto que va desde lo lúdico, lo nacional y lo festivo.  

 

 

En el caso de Cinema Fantasma, con su cortometraje “Revoltoso”, ahora premiado en distintos festivales, para lograr visibilidad tuvieron que trabajar durante cinco años en el proyecto. Incluso es una producción que no concluye, aún falta el estreno en México y los creadores están conscientes del trabajo que conlleva mover el proyecto en distintas distribuidoras. La postura de Cinema Fantasma aborda el término “Casa Creadora” en lugar de “Casa Productora”, comprenden en cierta magnitud que las casas productoras crean productos para públicos específicos destinados a un consumo netamente monetario y masivo. La noción de sustituir “producción” por “creación”, es en la búsqueda de ideas con mayor libertad que no se ciñan específicamente a una industria cultural donde el único fin es vender. Esto no significa que estén en contra de la distribución masiva o de ganar dinero por lo que mejor saben hacer, sencillamente están en contra de la noción mecanizada de la creación, optan por la autenticidad sin compromisos empresariales. Algo similar con Llamarada de Petate, quienes admitieron trabajar en proyectos de publicidad, pero que al final del día la noción creadora es distinta, se rige por otros estándares.

 

“Revoltoso” es un corto animado con cierta estética cubista aunado a la Revolución Mexicana y el ferrocarril como elemento de dinamismo, maquinaria y cambio. Cinco años de trabajo, animando día y noche, con descansos dentro de distintas festividades, realizado totalmente en stop-motion, con elementos como el fuego y las luces de bengala incluidos en las fotografías iniciales, sin ser un retoque digital, animar en cierta medida es poner el cuerpo.

El cuerpo que cambia de lugar a las figuras, que previamente se diseñan desde el esqueleto metálico, recubriéndolas, el cuerpo del diseñador se sitúa en el espacio, para prender las luces de bengala e inhalan el humo entre toma y toma. Para Cinema Fantasma la animación no es un trabajo, es un estilo de vida y dicha dedicación se proyecta en sus trabajos con Guillermo del Toro, quien les ha apadrinado desde el afortunado encuentro en una alfombra roja, donde los hermanos Ambriz la entregaron una postal a Del Toro con su trabajo. La postal fue el vínculo que conectó al trabajo de la casa creadora. De la misma manera, la insistencia dio frutos cuando enviaron su trabajo a Cartoon Network por distintos medios digitales, correos electrónicos y redes sociales, hasta recibir contestación para hacer distintas colaboraciones donde los personajes de Cartoon Network visitaban el mundo de Cinema Fantasma.

 

Entrelíneas nos dejan ver que, sin trabajo estable o para compartir, no sería posible una colaboración. Lo mismo sucedió cuando trabajaron con Screen Novelties, un colectivo de directores especializados en stop-motion. Si no tienes trabajo que mostrar o compartir, es probable que no conectes con nadie. Como ya se comentó, Llamarada de Petate obtuvo el apoyo de IMCINE, Cinema Fantasma un FONCA, ambos fondos para la creación artística en México, sin embargo esto fue a raíz de tener un historial de trabajo. No hay mayor secreto, para entrar a la industria de la animación (ya sea como productores o creadores independientes) el trabajo duro es fundamental, e incluso coquetearle a otros medios, como la publicidad, no es un pecado, por el contrario es un medio para adquirir experiencia, comprender el modo de producción de otras empresas y también obtener los fondos que financien proyectos más alternativos.   

Comments

comments

Lucio Rogelio Avila

Adicto al cine, el arte, la música, la literatura. También al café. Sufro de sinestesia emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *