Viviendo con roommates

En tu aventura por la independencia paternal te encontraras con la problemática económica en la cual todo habitante de país tercermundista de monada devaluada y economía precaria se enfrentara, el dilema de vivir solo o consigo alguien con quien compartir gastos.

Si ustedes tienen una recepción monetaria prudente con la cual pueden invertir en súper apartamentito amueblado, con Internet, luz, agua y beneficios no agregados como la privacidad de cocinar en calzoncillos, usted es un suertudo de la vida adulta solitaria.

Pero si tienes cuentas que pagar, apenas te alcanza para una renta de 800 pesos, pero no quieres vivir en los lugares marginados de una ciudad, donde las rentas son baratas pero la probabilidad de salir con vida es nula y pagar por servicios es una pesadilla que se lleva más de la mitad de tus quincenas, te vas a dar a la tarea de buscar al roommate perfecto o los roommates perfectos, eso depende de cuánto quieras ahorrar.

Pero ¿Qué es un roommate?, es un individuo que no es de tu familia, que en unos casos ni siquiera conozcas, con el cual compartes los gastos de ya sea una casa o un departamento.

Mi historia con roommates es larga, he pasado de todo y yo misma a veces me convierto en el roommate indeseado, ese que roba comida o no mueve ni un dedo en la casa. Durante mi periodo de estudihambre viví con varias personas y gracias a eso aprendí a que uno no conoce a sus amigos hasta que vive con ellos.

El camino para encontrar a los roommates perfectos dependerá de cada persona, en mi experiencia lo encontré en dos personas con las cuales jamás me imagine estar viviendo, estos peculiares individuos llegaron a mi vida y hasta el momento se han quedado a mi lado, pero si tu eres un poco mas meticuloso y decides buscar entre extraños y hasta conocidos al roommate perfecto debes considerar tres cosas, primero es una persona responsable que consideres que no te va a fallar en el pago de los servicios y renta, segundo puede que sea desordenado pero tampoco aparenta el deseo de vivir en un cuchitril y tercero sus antecedentes penales, quieres seguir vivo al amanecer.

Mis roommates y yo nos conocemos desde hace tiempo se puede considerar que en un punto de nuestra juventud fuimos amigos de esos que sólo se hablan en la escuela, no eran el tipo de persona con la cual quieres forjar amistades eternas, pero el destino se encarga de darte una patada en los ovarios (o en las bolas) y obligarte a descubrir que aquellos que llamaste mejores “amigos” resultaron las personas menos indicadas para convivir en la vida cotidiana.

Ellos me han enseñaron que aunque a veces nos queremos matar y estemos hartos de coexistir en nuestra blanca casa, siempre encontramos la manera de vivir en familia, porque más que pensar en las eternas amistades y el “seremos amigos para siempre”, uno debe plantearse que para tener una convivencia más libre donde las decisiones de la casa, comentarios hirientes, peleas y logros se quieran compartir con aquellas personas con las cuales decidiste quedarte a vivir; y cuando los días malos se presenten debas plantearte ¿qué harías tu sin estas personas en tu vida?, si tu respuesta es que en realidad serias más feliz sin estos individuos, sal huyendo de ese lugar inmediatamente, no estás en edad para obligarte a convivir con personas toxicas, eso déjalo para cuando te cases, pero en cambio si te duele el corazón y te imaginas tus días llenos de soledad y se te presentan en la memoria los recuerdos de los días repletos de chistes e idioteces que has pasado con ellos, que a veces cuando estas deprimido puedes contar con su consejo y que los extrañaras cuando la vida los obligue a separarse, ahí sabrás que ellos son los indicados; y ahora puedes robar a diestra y siniestra la comida que encuentres en el refrigerador.

Comments

comments

Yoselyn Munoz

Loca amante de los gatos, del cine, la música y la lectura, periodista apasionada, estoy en el proceso de convertirme en un adulto responsable o eso intento.