Emiliano Zapata es sin duda una de las figuras más emblemáticas de la época de la Revolución Mexicana. En Morelos la tierra del general sigue existiendo una admiración profunda ante todo lo que realizó, tuve la oportunidad de charlar con Silvia Elena Gutiérrez productora y Sebastián Ventura actor de «Emiliano el monólogo» y esto fue algo de lo que nos contaron:

¿De dónde proviene la inspiración para realizar «Emiliano el monólogo»?

Silvia Elena: Por decreto presidencial el 2019 es el año de Emiliano Zapata a su vez es el aniversario luctuoso de este personaje, de forma particular la muerte es un tema que me atrae mucho soy de profesión abogada y los «magnicidios» siempre me han llamado mucho la atención, además soy morelense y se juntaba el centenario luctuoso. No había forma de escapar, es el año de Zapata, mi padre tiene un cuadro del Zapata Cósmico de Manuel Alegría también fue parte de la inspiración, con este monólogo yo buscaba hacer un homenaje a mis padres y a Emiliano Zapata el cual está basado en la última hora de vida del general.

A la vez hay otro cuadro que se llama «El Zapata Descamisado» de Xólotl Polo el cual también generó una inspiración en mi, es un Zapata descamisado y que intuyo que esta descalzo aunque en el cuadro no se ve así, la puesta en escena inicia con este cuadro, queremos reflejar un Zapata humano, porque tu no lo ves poniéndose los calcetines, las botas, en la obra te das cuenta que no esta como en la típica figura donde posaba y estaba presentable, ahí empieza la desmitificación de esta imagen.

Humanizar a un personaje como Emiliano Zapata debe ser complicado sobre todo por todo por todo lo que representa en la historia y una época como la Revolución Mexicana ¿Cómo llegaste a ese punto donde Zapata es una persona como tú y como yo? 

Silvia Elena: La manera en que intenté humanizarlo fue imaginar que yo me sentaba a platicar con él, lo que el pensaría de como lo han representado porque de Zapata se ha dicho de todo, esta escrito, algo nuevo solo nos lo podría decir el general, algo que no sepamos de él, entonces yo imagine que pensaría de como el cuido esa imagen que tanto se ha popularizado. Soy una apasionada de la historia, así pude desarrollar este texto, la idea que llegó a mi cabeza fue ¿Qué pasaría si los pintores monumentales mexicanos lo pintaran de tan variadas maneras?

Sí, ¿Por qué decides que Diego Rivera, Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros son los que deben conversa con él? 

Silvia Elena: Son ellos quienes lo inmortalizan, gracias a ellos se plasma en sus murales esta historia de la Revolución Mexicana, ellos lo internacionalizan, son sus mejores mercadólogos, por ello los elegí.

En la puesta en escena, el actor esta solo, con corridos surianos del músico Francisco Ocampo, en la obra, en el imaginario habla con Diego Rivera, brinda con Siqueiros con José Clemente Orozco que son los pintores que mayor número de veces lo pintaron, la plástica mexicana lo tiene muy presente, en tatuajes, playeras, fue la imagen del movimiento zapatista en Chiapas. Es imposible ver a Zapata en una sola óptica para intentar levemente entender sus convicciones y esa certeza dónde tenía que cumplir con su misión.

Sebastián, en tu caso ¿Cómo fue el proceso para la construcción del personaje? 

Sebastián Ventura: El proceso fue complejo porque como actor muchas veces partimos de la nada, de un esquema que nos da la literatura dramática, pero en este caso hablamos de un personaje que sí existió, que significa mucho para el país, para el mundo. Tuve que crecer en dos aspectos de la forma y el fondo, en la cuestión de la forma independientemente que no doy el tipo, tuve que buscar una rigidez corporal, encontrar un peso distinto de mi cuerpo al tener una edad más avanzada al representar a Zapata, encontrar el tono de voz, como sería su gesticulación al no existir videos del personaje es más complicado pero no puedes pensar en alguien expresivo debes pensar en todo lo contrario una persona muy rígida con una mirada profunda, tiene una presencia muy fuerte y viril y al mismo tiempo muy humana, en este proceso me apoyo mucho mi mentor y director de la obra Pedro López Ibarra quien lleva a cabo la dirección de escena de esta puesta en escena, la dirección de iluminación y transforma el texto de Silvia en esta obra.

Y la otra preparación fue la humana, nunca juzgo a ninguno de los personajes que hago, leí biografías de Zapata, me fui a hacer la ruta de Zapata, a la casa de Anenecuilco, a Chinameca, platiqué con algunas personas que todavía te cuentan y cantan sus corridos, ves el compromiso social de como la gente de generación en generación lo va contando, eso me dio mucha información. Fui al cuartel general en Tlaltizapán y hasta un comentario muy ligero como la lealtad del profesor Otilio Montaño que era muy importante para Emiliano y según la versión que me contaron Zapata no estuvo presente cuando fue asesinado y que justamente cuando él se va, el movimiento pierde fuerza y entonces cae, ese simple detalle me dio otra perspectiva que al momento de estar en escena y mencionar a mi compadre Otilio Montaño me da sensaciones distintas, la construcción de la forma porque es algo completamente externo a mi como interprete y la parte del fondo donde digo ¿Por qué decidió emprender esta lucha? ¿Por qué el sí fue a Chinameca? ¿Por qué continuó después de ver tanta sangre derramada? Todas esas vertientes que yo tengo responder para interpretar correctamente a este personaje.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Sebastián Ventura (@sebastianvnturamx) el


¿Ha sido difícil representar la humanidad de Emiliano Zapata para la audiencia?

Sebastián Ventura: Finalmente todos los seres humanos son multifacéticos y podemos empatizar con muchos, como docente de actuación le digo a mis alumnos nuestras parte más rotas construyen a nuestros mejores personajes, hay cosas donde yo puedo verme reflejado. Por ejemplo cuando habla con una mujer, yo me siento muy identificado en esa plática en ese momento conecto mis fibras personales, independientemente de que este personificado cuando toco el rebozo, a mi me toca, me conmueve, creo que se trata de eso. El teatro para mi es un reflejo, entonces cuando uno va por supuesto que ve a sus abuelos, a sus bisabuelos que se acuerdan de esa época, hay muchos símbolos que tienen peso.

Silvia Elena: El rebozo que utilizaba mi mamá para cargarme cuando era más pequeña, la silla era de mi bisabuelo para igualar ciertas cosas, la copa, hay simbolismos de amor a los ancestros y la tierra»

Sebastián Ventura: Esos elementos nos recuerdan que somos humanos, que sentimos que así como él tuvo miedo, nosotros también, así como la firmeza en sus convicciones. Se trata de entender y compararlas con algo personal, en el momento que te lo apropias puedes sentirlo.

«Todos aspiramos a vivir en un mundo justo, un mundo aspiracional, donde no caería nada mal que tuviéramos más Emilianos Zapatas con esas virtudes que tenía el general – Silvia Elena al respecto de «Emiliano el monólogo»»

Te invitamos a disfrutar de esta puesta en escena que se llevará a cabo los días 23 y 29 de Noviembre a las 7:00 pm en el Foro Mainou Calle Cuauhtémoc #613 Col. El Empleado.

La venta de boletos se encuentra disponible en el número 777 186 4598

Al final de la presentación se contará con una degustación de mezcal de la Destilaría Cazales presentando su producto «Lo que toma el general» quienes son productores morelenses del campo a la mesa.

Agradezco especialmente a Fabiola Valdés Gestora Cultural y a Locomotora Workshops por las atenciones prestadas para realizar esta entrevista.

¡NO TE LO PIERDAS!

Comments

comments