Zootopía, la fábula posmoderna

“ Zootopia ” (2016) de Byron Howard, Rich Moore y Jared Bush, es una bella fábula posmoderna, donde el discurso de la diversidad y la inclusión, tan manoseado por nuestra sociedad políticamente correcta, se adapta a una historia animada, composición entre la buddy movie, el thriller y también algunos tintes de film noir, condensados en una comedia ágil, con chistes eficientes que elevan la trama sencilla a un colorido festín visual, aunada a cierta practicidad en el argumento.

Facebook Twitter Lucio Rogelio Ávila Moreno

Dirigida a un amplio público, entre niños y adultos, la película cuenta la historia de Judy Hopps, una optimista coneja que desea ser policía, aspiración que ni su familia, ni el pueblito donde vive, creen posible. Ser policía, para la protagonista, es “cambiar el mundo” en un aspecto positivo, “atrapar a los malos, hacer justicia”, aún en esta reducción la ecuación funciona. Quizá a primera instancia sea difícil de asimilar, sobre todo por ciertas concepciones del siglo XXI y el panorama nacional (México), donde ser policía no es un oficio aunado a la justicia; sin embargo en la película es factible, en sí por su aspecto de fábula, de oficios legibles para el público infantil, y más allá, se complica un poco ante el rechazo de la familia de Judy, quien cree que “un conejo no puede ser policía”. Ya no se diga conejo, sino coneja, aunado al componente hembra de la protagonista.

Desde el inicio la película condensa gran parte de sus esquemas, entre ellos la aparente división entre los animales: predadores y presas, que gracias a la modernización, el paso del tiempo y la “evolución” de las especies, han podido convivir juntos. Zootopía es la imagen de una ciudad cosmopolita, con distintos barrios representados por las especies de los animales, atenuado por sus distintos cargos, roles y tareas.

Se presenta, por ejemplo, que la policía es un territorio totalmente masculino y designado a las especies de mayor volumen en peso y tamaño. El ambiente despiadado e incluso misógino no detiene a la joven Judy, de quien se aprecia sea un conejo (denominada como presa) y además hembra, que esto, por suerte, no crea ningún tipo de tensión sexual con sus demás compañeros, como el caso de Lola Bunny de la Warner, o propio de la industria Disney y sus distintas princesas domesticadas para el amor y el matrimonio.

El aplanar el posible sesgo de género asignado a Judy, ayuda a crear una relación de camaradería con Nick, un zorro estafador de gran carisma. Esto es la buddy movie, “la película de amigos”, que filma el desarrollo de la amistad entre dos compañeros, sobre todo masculinos, en este aspecto el subgénero gringo muta, la protagonista es una coneja, pero no “conejita”, no hay romance entrelíneas, no hay recubrimiento de héroe en el papel del zorro. Es una relación entre dos especies, conejo/zorro, presa/predador, luchando contra los estereotipos que la sociedad les ha asignado. Para aquellos que aún no han entendido que hay roles y construcciones sociales que siempre nos limitan e imponen, viene “Zootopia” a explicarnos con animalitos, que si bien la inclusión es propia de los sistemas burocráticos, cuanto menos es necesario no dejarnos llevar por los prejuicios, cuestionar y no conformarnos con lo que en apariencia se nos ha otorgado.

Zootopía, la fábula posmoderna.

A su vez, Zootopía es la paradoja de la modernidad, una supuesta ciudad donde las especies conviven y desean la inclusión, con todo y figura pop (voz y canción de Shakira, en papel enclenque mediatizado), pero que en algún giro todo puede volcarse en la segmentación e incordia de sus habitantes. Judy es el arquetipo de la juventud emprendedora, el paso del campo a la ciudad con altas expectativas, se enfrenta a la ciudad donde supuestamente los sueños se hacen realidad bajo el ideal del trabajo duro y honesto.  

En este panorama se desarrolla un misterio a resolver, que más bien es el pretexto para desdoblar el discurso de la película: Judy y Nick hacen equipo para investigar la desaparición, a contratiempo, de un ciudadano. La trama, en apariencia sencilla, ahonda en distintos temas (la amistad, el trabajo duro y en equipo, la convicción, la búsqueda de una comunidad mejor, la convivencia, despejar los prejuicios) con momentos de gran comicidad entre personajes vibrantes y un apartado técnico impecable, la animación mantiene el nivel esperado en estas producciones e incluso le supera, el pelaje de Judy se percibe aterciopelado, así como esa pequeña nariz hipnótica, ¡qué ganas dan de tocarla!

Se disfruta en gran medida una película bien intencionada y moraleja accesible, que rastrea los estereotipos y se burla de los mismos, sin caer en reducciones faciloides o moralinas. No importa que la búsqueda sea el móvil para conocer los distintos sectores de la ciudad (con desternillantes homenajes a otros filmes), la química de sus protagonistas agiliza la trama y los personajes adquieren la dimensión necesaria para comprender que los roles son esa construcción social que se ha ido naturalizado.

Comments

comments

Lucio Rogelio Avila

Adicto al cine, el arte, la música, la literatura. También al café. Sufro de sinestesia emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *