¿Por qué los hombres debemos cuestionar nuestra masculinidad?

Recientemente sucedió en México una marcha que involucraba a muchas mujeres exigiendo se respetaran sus derechos tras muchas vejaciones, fue una marcha que se dio a raíz de los constantes abusos que tienen una sociedad machista ante las mujeres; la gota que derramó el vaso se dio después de que se filtrará la información de una chica que fue abusada sexualmente por miembros de la policía mexicana cuando ella estaba a una cuadra de su casa. La marcha tomo como estandarte el hashtag #NoMeCuidanMeViolan para evidenciar que hasta los cargos del poder judicial que se supone tendrían que otorgar garantías de seguridad a sus ciudadanos estaban abusando de su cargo.

Entre protestas con diamantina y monumentos pintados, las mujeres salieron a las calles a gritar que estaban hartas de todos los abusos a los que a lo largo de la historia, no solo de México, han sido victimas. Las consignas buscaban que los miembros del poder aceptaran su culpa y tuvieran la decencia de hacer su trabajo y otorgar garantías de seguridad a un grupo que sigue siendo vulnerable: Las mujeres.

Ante todas estas situaciones la polémica que se desató en las plataformas digitales no se hizo esperar, podíamos leer comentarios tanto positivos como negativos, lo que más llamó mi atención fue el hecho de que en la mayoría de estos, encontraba las voces de distintos hombres que se sentían molestos ante las formas de protesta de las mujeres, “no son formas” era lo que leía una y otra vez y era doloroso darme cuenta que aunque el discurso suene trillado nos duele más una pared pintada que una realidad político-social que esta ocurriendo frente a nuestras narices, las mujeres están siendo violentadas pero no queremos hacer nada al respecto. Los hombres no, nos estamos cuestionando nuestros privilegios ante una sociedad machista. No soy quien para hablar en voz de las mujeres, creo que hay muchas voces haciendo y visibilizando esta situación pero como hombre, me siento con la responsabilidad de cuestionar ¿qué es lo que estamos haciendo para mejorar socialmente y apoyar estas luchas desde nuestra voz de privilegio masculino?.

El machismo atraviesa a los hombres independientemente de su orientación sexual, no estoy descubriendo el hilo negro, pero creo que es necesario hablar de esto, una y otra vez, para que nos quede más claro. Partiendo por ejemplo desde casa, donde las actividades siguen siendo desiguales, ¿cuántas veces no viste a tu mamá en friega limpiando mientras tu estabas sentado viendo el televisor? o ¿tu hermana te sirvió de comer porque eras “el hombrecito de la casa”? Ahora replicas esas misma conducta diciendo que “un hombre no puede tomar una escoba y barrer o servirse de comer porque es una actividad que las mujeres hacen”. Si, algo que te inculcaron desde que eras pequeño, algo que yo también replicaba con mi pareja.

Entre hombres la competencia se da a niveles bastante rudos, en México desde pequeños estamos muy acostumbrados a competir e incluso bullearnos, pero he de confesar que nunca me he sentido a la par de mis iguales, mi preferencia sexual siempre ha sido un impedimento, con otros hombres que me ven como otro chico pero con una especie de extensión imaginaria y en tiempos pasados comentarios como “eres un señor homosexual normal”, “me caes bien porque eres joto pero no de los que acosan” me hacían sentir socialmente aceptado por una visión machista masculina, situación que al final no me permitía ser del todo yo ya que los prejuicios de esas personas seguían ahí pero mi presencia hacía que los minimizaran, prefería obviarlo que enfrentarlo y me costó bastantes años educarme y sobre todo hacerme consciente al respecto.

Recientemente vi una película llamada “One Taxi Ride” que habla sobre el viacrusis de un chico homosexual que no quiere decirle a su familia que fue abusado sexualmente cuando era joven, este filme me hizo reflexionar ¿cuántos hombres han sido abusados sexualmente? y ahora ¿cuántos de ellos lo hablan?, tendemos a normalizar que la violación es un tema que es frecuente entre las mujeres o peor aún que solo les pasa a ellas, este es un tema que el machismo tampoco nos permite hablar entre hombres ya que creemos erróneamente que resta masculinidad. El tema que trata este documental es un amplio debate y realiza una acción social de acercamiento a otras personas hombres y mujeres por igual que han sufrido este tipo de abuso, no es exclusivo de un género, es algo que sucede y que debemos hablar para encontrar las formas de combatirlo.

Si te contará cuantas veces he recibido insultos en la calle por tener ademanes femeninos de verdad creo que podría comprarme una casa, siempre hacemos y acosamos con comentarios a otros chicos que no son lo bastante masculinos desde nuestra concepción, como hombres tenemos un miedo irracional a lo femenino y de verdad creo que para entender lo que sucede actualmente con todo este movimiento que las mujeres están realizando debemos ponernos en sus zapatos, imaginate que todo el tiempo desde que eras pequeño recibes comentarios desagradables en la calle por como luces o por como vistes, ¿tú podrías vivir con miedo volteando detrás de ti mientras vas por la calle a tu casa todas las noches?¿podrías aguantar un “piropo” o algo peor de un desconocido que te grita en la calle?.

La mayoría de los hombres hemos vivido violencia sistemática desde niños y quiero aclarar que no al mismo nivel que las mujeres porque seguimos gozando del privilegio del preponderante machismo y eso es algo que no cuestionamos porque nos conviene, por ello nos cuesta entender y empatizar cuando otros grupos vulnerables salen a la calle y hacen lo que nosotros no concebimos hacer.

Como ves, cuestionar la masculinidad va más allá de solo cambiar conductas o dejar de hacer cosas que históricamente nos han enseñado, como hombres debemos tomar la responsabilidad de entender como podemos replantear relacionarnos con el entorno actual. Debemos de quitar de nuestra cabeza que las mujeres son “el sexo débil” o cualquiera de todos esos mitos que nos estamos tragando sin cuestionar, somos iguales y debemos tener los mismos derechos, oportunidades y si, se nos debe garantizar el poder llegar seguros a nuestro hogar.

Te invito a reflexionar sobre todas las actitudes que tenemos como hombres  y a cuestionar realmente todo lo que atraviesa a nuestra masculinidad desde todos los espacios en los que te desenvuelves, es un punto de choque para muchos aún, pero creo que es un excelente ejercicio para comenzar a hacer un cambio y apoyar a todo este movimiento del cual también formamos parte.

Comments

comments

Jonny Mendoza

Amante de la Comunicación, #MarketeroDigital, Periodista de Lavadero y Activista LGBT.