Years & Years, música sin estereotipos.

El trío británico Years & Years se hizo famoso gracias a su single promocional “King” el cual fue un éxito en la listas de popularidad en Reino Unido y en casi todo el mundo, dejando en el público un buen sabor de boca.

facebook twitter instagram Joan B x.

Mikey Goldsworthy (bajista) tuvo la iniciativa de crear un grupo, es por eso que se contactó con varios músicos hasta conectar con Emre Türkmen (Teclados) quien le dio la pauta para crea música juntos, es sólo que hacía falta una voz principal, el papel estaba reservado para Olly Alexander (vocalista y actor) después de que escucharon su emotiva voz cuando cantaba en la ducha.

Posteriormente se sumaron a la agrupación  Noel Leeman y Olivier Subria como músicos de apoyo, todo estaba listo para comenzar a trabajar, fue así que nació el primera canción producida en conjunto la cual lleva por nombre “ I Wish I Knew”, cuando la agrupación era completamente independiente.

Lamentablemente esta primera canción no recibió el reconocimiento suficiente, las expectativas eran conectar con un público para seguir produciendo música, pero esto no ocurrió, debido a este problema, Noel y Olivier decidieron dejar la agrupación, puesto que no veían ningún resultado positivo para el futuro de la banda, parecer ser que no conocían la famosa frase “después de la tormenta viene el rayo de sol”.

Después de un largo camino de aprendizaje y de dedición, por ahí a principios del 2014, la pequeña agrupación realiza su primer EP titulado “Y & Y” un acrónimo de su nombre oficial, en donde sólo encontramos 4 canciones: La sensual y misteriosa “Desire”, la contagiosa “Take Shalter”, el éxito repentino “King” y la melancólica “Memo”.

Después de esta pequeña prueba, donde muestran su capacidad artista, finalmente pasa lo que tanto esperaban, se hacen virales en internet y el mundo comienza a poner el dedo sobre ellos, resaltando el synth pop bien manejado y el electro-pop mezclado con letras excitantes, complementándolos con un arte visual atractivo y con historias basadas en los guiones de Olly Alexander. Decidieron hacer singles oficiales “Desire”, “Take Shlater” y “King”, dejando a Memo de lado o tal vez reservarlo para otra ocasión, porque es una balda que no puede pasar desapercibida.

Después de sorprender a las masas a nivel mundial, Olly junto con Mikey y Emre deciden adentrarse en la producción de su álbum debut, el cual se estrenó oficialmente a mitad del 2015 y el cual lleva por nombre “Communion”, el disco cuenta con un setlist de 13 canciones en su versión estándar y en su versión de lujo cuenta con 17 canciones, todas y cada una producidas y escritas por los miembros del trío.

“Communion” tiene sonidos cautivadores y con esencia única, conserva un ritmo muy colorido, que va desde canciones que pueden ser hits perfectos hasta baladas que complementa el ambiente musical. La lírica del álbum se resume en una situación pero en varias facetas, “el estar enamorado pero a la vez estar sufriendo por ello”.

Olly Alexander se encarga de transmitir ese mensaje del amor universal, sin etiquetas y cree que en la música no hay barrera. Es por eso que decide hacer sus canciones utilizando en sujeto en masculino, porque ¿quién dijo que un hombre no puede escribir sobre otro hombre? Además de estar a favor de los derechos de la comunidad LGBT y nada mejor que plasmarlo en su trabajo artístico. Y de que su ex pareja Neil Milan (Violinista de la banda británica Clean Bandit) lo inspiró demasiado para escribir sobre el amor y sus efectos secundarios.

Years & Years, música sin estereotipos.

Su primer cd se convierte en uno de los iconos dentro de la comunidad gay, además de ser un perfecto elemento para aquellas personas que creen en el amor entre iguales, es un detonante que explotó y generó polémica, al ser uno de los primeros álbumes en neutralizar el sujeto en masculino e inspirar a aquellos quienes están en su primer relación y aún no logran aceptar que el amor se manifiesta entre las personas, no importando el sexo.

El álbum recibió tanto buenas críticas como malas, no se puede definir si el debut fue un completo éxito o un “éxito” tan controlado, debido a que los sonidos pueden llegar a parecer redundantes, cuando se trata de electronic el máximo atuendo es la innovación, para no caer en la monotonía del mismo “beat” o caer en el “reciclaje”, que es como muchos clasifican al álbum, un compilado de canciones reutilizables y genéricas dentro del pop.

Las canciones que más resaltan son “Ties” la cual tiene un aire de sensualidad y deseo, con un sonido tan hipnótico que es todo un deleite escucharla, habla sobre una persona que no se acepta como es, que huye de la opinión pública y reserva sus sentimientos.

“Shine” la cuela fue bautizada como single oficial, tiene esa mezcla tan relajada y la letra nos habla sobre tu primer contacto con una situación amorosa, cuando las gracias del amor te hacen ver un mundo diferente y completamente alejado de lo cotidiano.

“King” y “Desire” sencillos que llegaron a Years & Years a la cima son la base del álbum, eso tonos prendidos pero con una letra melancólica, esa armonía entre el estribillo y los beats entrelazantes, canciones tan bien hechas que funcionaron como impulso, tano que se hizo una versión alterna de “Desire” con un vídeo diferente y con la participación de la cantante sueca Tove Lo.

Y finalmente, rescatamos “Memo” una balada con tintes melancólicos, Olly nos habla de ese sentimiento rezagado del conectar con una persona, esa desesperación latente del saber si alguien puede apreciarte tanto, esa etapa donde una persona llega a deslúmbrate tanto que quedas completamente ciego, no puede observar  a los demás, simplemente una de las mejores canciones del álbum, junto con “1977” la cual sólo la encontramos en la versión deluxe, pero la serie de sonidos con la que cuenta la hacen electrizante y sorpresiva, tiene ese toque de vulnerabilidad por el cual todos podemos pasar, ese fiebre agonizante, una crisis existencial.

Definitivamente, Years & Years quedó para quedarse, sobre todo para seguir fomentado ese igualdad que la sociedad tanto demanda, además de que Olly es todo un personaje dentro de la comunidad homosexual.

Esperemos que el siguiente trabajo artístico de estos tres muchachos mejore, que sepan entender el ritmo agotador de lo electrónico y que el synth pop que los caracteriza no se venga abajo, realmente necesitamos de esos sonidos tan irreales que sólo ellos con ayuda de los sintetizadores en conjunto de los teclados pueden llegar a brindarnos.

Comments

comments

splashdeideas

Somos Splash De IDeas el Zine de Social Media, Creatividad, Tecnología, Cine, Blogging y mucho más... ¡Síguenos en nuestras redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *