Justin Timberlake y… Un comeback fallido

Podría decirse que la industria musical es como la rueda de la fortuna: Llegas a la cima pero, tarde o temprano descenderás para ceder tu lugar a un nuevo pasajero. Después de casi cinco largos años de espera desde su ambicioso (y sobrevalorado) álbum The 20/20 Experience, a finales del 2017 el cantante Justin Timberlake comenzó a “calentar motores” para su regreso a la escena de la mano de una gran noticia.

El ex ‘N Sync anuncio con bombo y platillo en los últimos días de octubre que fue elegido por la NFL para amenizar el próximo halftime del Super Bowl LII. Ante esto, el intérprete de “Sexyback” y su equipo comenzaron a trabajar a marchas forzadas con este su nuevo proyecto discográfico a fin de aprovechar la sobreexposición que este tendrá con su show en dicho evento deportivo; considerado como uno de los espectáculos más rentables alrededor del mundo.

Dichos planes (su paso por el Super Bowl y el lanzamiento de su nuevo disco) pintaban un panorama perfecto para Timberlake y con esto, marcar su regreso a la escena musical por todo lo alto pero… Las cosas no salieron como lo esperaba.

A los pocos días de haber iniciado este año, Timberlake decidió seguir los pasos de Adele con “Hello” y, sin hacer ningún tipo de promoción previa, el cantante dio a conocer el tema “Filthy” como carta de presentación del que será su quinto álbum de estudio como solista.

Escrita por el propio Timberlake junto a los productores Danja (Britney Spears, Madonna) y Timbaland (Kanye West, Miley Cyrus); con “Filthy”, el también actor apostó por el género electro funk; un sonido futurista y de tintes robóticos que plasmó a la perfección en su videoclip -estrenado el mismo día del lanzamiento del single-… ¿Alguien dijo Steve Jobs?

Si bien el tema fue bien acogido por la crítica especializada, esto no fue suficiente para que el llamado “Príncipe del Pop” volviera a alzarse con la corona de la victoria en los charts, principalmente en Billboard donde tuvo que conformarse con la segunda posición del Hot 100.

En esta feroz industria, debutar en segunda posición de la que es considerada como la lista más importante de la musical se convierte en una mancha que “ensució” el “inmaculado” camino que este había labrado desde su debut como solista en 2002.

Al parecer, la promoción de Man of the Woods -título de su nueva placa de estudio- inició con el pie izquierdo pero, el cantante no está dispuesto a que el fracaso predomine en esta nueva etapa y ya ha tomado cartas en el asunto. Justin, buscará quitarse este mal sabor de boca con su plan B: “Supplies”; segundo (y precipitado) corte promocional en el que el esposo de Jessica Biel regresa al ritmo del R&B… A su zona de confort.

Por otra parte y, además de preocuparse por sacar a flote su próximo disco, el nominado al Oscar por “Can’t Stop the Felling” deberá superar las expectativas y el raiting que registró su compatriota Lady Gaga en la anterior edición del “Super Tazón”, quien hasta el momento se alza con el membrete al show más visto en la historia del evento.

¿Será el Super Bowl su reivindicación? Habrá que esperar al 4 de febrero para conocer la respuesta.

Comments

comments

Hector Difo

Periodista, RP, TV Host, melómano, amante de la moda... Can you handle mine?