El pasatiempo de la literatura es una llama apagada en la actualidad, pero también es un campo muy grande que como sociedad deberíamos de empezar a fomentar desde nuestro presente a la prosperidad: dejar de darle la vuelta traerá como beneficio que a futuro se logre una mejor comprensión en general y por ende un mayor entendimiento de la misma.  

Ya está aquí ENERO un principio en donde todo es tan positivo y la energía se puede respirar, la lectura es uno de esos gustos que al primer experimento morboso por tratar de comprender las letras se vuelve tan excitante que produce una ligera adicción, para poder hacerlo tenemos una cantidad infinita de títulos: “El juego de la vida y cómo jugarlo” por Florence Scovel Shinn puede ser un digno ejemplo si por propósitos y renovación personal se refiere, pues no es otro de los tantos libros de superación o de los tantos manuales para el líder millennial, es una obra que nos muestra cómo la vida en realidad es un juego diario que si aprendemos a jugar de acuerdo a las “metafísicas” podemos obtener la victoria que tanto anhelamos.

Es muy normal que al inicio exista una gran resistencia y escepticismo en lo que estamos leyendo, nadie resurge de la noche a la mañana y todos sabemos que para todo existe un proceso, si bien no muchas personas están dispuestas a intentarlo existen otras en cambio que lo han utilizado para completar cada uno de sus propósitos y renovación personal y lo llevan como parte de su vida diaria.

Así como en el pasado sufrimos o nos vanagloriamos de cambios este cuadernillo pretende generar lo mismo solo que en función positiva y de una manera más responsable, logra orientar un poco en como poder ir recolectando lo que pedimos a veces en pequeñas dosis pero siempre sin olvidar que contamos con algo intangible que nos puede ayudar a lograrlo. 

Vivimos en un mundo con demasiadas diferencias ya que somos más de 7700 millones de personas en el mundo mismas que se nutren de lo que se aprende en el círculo monótono de la vida pero no ha pasado por tu mente alguna vez la pregunta ¿existirá algo más que este día tan repetitivo en 365 fragmentos?

La vida es un mar de juegos constantes si bien el ser humano tiende más a recolectar las experiencias negativas que las positivas, el término medio existe y es que el equilibrio son todas aquellas estrategias  que se presentan con ejemplos en este título, la felicidad es muy diferente para todos y cada uno de nosotros pero si bien aprendí existe un camino que nos relaciona.

¿Y tú sabes cómo se juega este fragmento de vida? 

Comments

comments