STORYTELLING, ¿CON QUÉ SE COME?

Para la receta de hoy tenemos “historias que contar”, el ingrediente principal es “ STORYTELLING ”, ¿Qué es?, ¿Cómo lo uso?, ¿Qué debo saber?, muchas dudas surgen cuando escuchamos esta palabra y resulta que no es tan difícil como muchos piensan, así que relájate mucho.

Eli García
twitterfacebookinstagramtumblr

Todo parte de que toda organización, empresa hasta el más mínimo negocio tiene una historia, una visión, así cada uno de nosotros tenemos una historia.

¿Qué es EL STORYTELLING ?


STORYTELLING
es simplemente contar historias, la aplicación en marketing y creativos generales es contar una historia relacionada con la compañía, su producto y/o servicio, que genere conexiones emocionales con los clientes.

Ojo aquí, El planteamiento del Storytelling no es persuadir hablando de las características y virtudes de un producto para captar usuarios, como se planteaba en la publicidad hace unos años, sino que el objetivo es conectar con la parte emocional del usuario.

Los vínculos emocionales basados en:
– Crear experiencias interactivas
– Generar contenido relevante y útil
– Cumplir con los objetivos de comunicación planteados
– Planificar y revisar resultados

“La gente olvidará lo que dijiste, la gente olvidará lo que hiciste, pero la gente nunca olvidará cómo la hiciste sentir”
– Maya Angelou.

Ventajas de contar historias


* Generan confianza
* Son fáciles de recordar – Una historia logra plasmar una secuencia y un flujo de hechos, lo que hace que se recuerde fácilmente.
* Son fáciles de contar – Al ser fáciles de recordar, son fáciles de transmitir. Las historias se comparten, generando voz a voz.
* Amamos las historias – Nos encanta una buena historia y no nos cansamos de escucharlas una y otra vez. Hacen lo complejo simple y dan una dimensión diferente a la cotidianidad.

Estructura de StoryTelling en marketing

Tema pri­mor­dial: vida y muerte, lle­gada y par­tida, amor y odio, bien y mal, seguri­dad y miedo, ver­dad y men­tira, fuerza y debil­i­dad, leal­tad y engaño, sabiduría y necedad, esper­anza y deses­peración.

La fuerza de la huella
: las his­to­rias pueden apelar a even­tos de nues­tras vidas que nos mar­caron, hay suce­sos de la niñez, ado­les­cen­cia y juven­tud que son parte del patrón común del crec­imiento.
Los pun­tos de anclaje: El relato debe encon­trarse vin­cu­lado a alguno de los grandes com­pen­dios de his­to­rias, como la Bib­lia, los cuen­tos o los refranes, donde podemos evo­car otras his­to­rias o legit­im­i­dades sociales que sean recono­ci­das por la audi­en­cia a la que va dirigida.

Estruc­tura: Se debe mantener un comienzo, desarrollo y punto álgido y fin.
Héroe: Las per­sonas que son la audi­en­cia nece­si­tan proyec­tarse en el héroe. El héroe de esa forma da sen­tido para la audi­en­cia.
Adver­sario: todo héroe, debe tener un villano, sino, ni es héroe ni es nada.

Aplaza­miento: La emo­ción a pro­ducir en la audi­en­cia es clave para definir cuándo hacer o no un freno.

Fin: El relato requiere tener un fin total­mente conec­tado con el principio de la his­to­ria, pero debe per­mi­tir que la audiencia se iden­ti­fique y se sienta, pero además les permite recrear su propia his­to­ria.

Así que, “Cuéntanos tu historia…”

 No olvides seguirme en:
ConceptoAtelier_Banner
facebookinstagramtwitter

 

Comments

comments

Eli García

Regio de nacimiento, Social Planner, Estratega de MKT por convicción & Diseñador por amor, escritor y buen amigo, siempre buscando #UnaFilosofíaVital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *