House of cards: Crónica de una temporada arruinada.

 

Si algo estábamos esperando los amantes de Netflix este año, era sin duda la nueva temporada de House of Cards la cual llegó el pasado 30 de Mayo.

 Rodrigo Osorio Coronel

Pero parece que para Netflix este año ha sido un año de muchos riesgos y decisiones que han dejado a sus usuarios con un sabor amargo,  desde la cancelación de Sense8 hasta la salida de varias series de la cadena Fox de la plataforma.

Por eso, muchos esperábamos ver de nuevo en acción a Francis y Claire Underwood en acción y así olvidarnos de las malas decisiones de Netflix, además había los ingredientes necesarios para terminar la temporada en un fin de semana, pues al final de la cuarta entrega los Underwood estaban literalmente contra la pared, sin opciones reales de lograr vencer, solo una estrategia bien ejecutada por la pareja podría salvarlos de la derrota electoral y con suerte de la justicia.

Todo iba bien, la promoción de la nueva temporada nos dio la razón en tener altas expectativas, además de que no se necesitaba incluir a personajes para continuar la trama, con los que había era más que suficiente, es decir todo lo habían hecho bien, pero luego nos topamos con la realidad.

La temporada comenzó como supondríamos que lo haría, con un Francis Underwood usando la guerra contra el terrorismo como salida a sus problemas políticos, con una Claire apoyándolo incondicionalmente. Pero luego todo se volvió predecible y hasta cierto punto aburrido.

Resulta que la nota de periódico publicada por “The Washington Herald”  no provoco el efecto que todos esperábamos, claro que sabemos que es ficción pero eso no significa que está bien que quieran hacernos creer que ese tipo de notas no harían renunciar a un Presidente y más en los Estados Unidos en esta época de  redes sociales, donde todo es viral.

Así fue como el obstáculo más importante al cual se enfrentarían los protagonistas fue minimizado por los productores y ni siquiera hubo mayores referencias hacia el mismo.

Ahora bien, ¿Que paso con el rival más poderoso de Francis? Pues nada que a Will Conway lo pusieron como un tipo que paso de ser prudente, directo y gran candidato a un loquito que perdió el control por no ganar una elección.

Ahora bien, pudimos ver  cómo en la serie jugaron con el sistema político y jurídico Estadounidense, y esto a los Underwood solo les costó dejar el poder por un par de semanas para después volver a él.

Por otra parte, podemos aplaudir que por fin Estados Unidos tuvo en Claire a una mujer Presidente, pero no se le dio la debida importancia, no hubo un capitulo en donde se le diera a Claire el protagonismo de asumir la Presidencia, solo le pusieron a pelear con el Presidente Ruso, la cual para colmo la termina doblegando y chantajeando.

En cuanto a los nuevos personajes, no hay mucho que decir, ambos son personajes improvisados, en donde uno traiciona a su candidato para sumarse a otro y al final tu terminas preguntándote que es lo que en realidad quiere y la otra de la nada sale con un montón de contactos por todo el mundo, lo que le da cierta posición y además parece estar enamorada de Claire.

Algo que destacar en esta temporada fue la inclusión de grupos de poder que no son propiamente políticos, a quienes conocemos en sus reuniones en “Los campos Elíseos” ahí nos avisan que son una especie de masones o iluminatis quienes están atrás de todo, lo cual es lo mas trillado en toda serie y lamento que House of cards lo haya incluido en su trama.

Es precisamente ese grupo de poder en el cual Francis Underwood pone su nueva mirada, dejando la silla Presidencial a su esposa.

En conclusión esta temporada de House of Cards no fue lo que esperábamos, quizás porque pensábamos que por fin veríamos a los Underwood en peligro real, pero fue bastante mala en sus maneras de justificar la supervivencia de la pareja presidencial, además de involucrarse en temas que son bastante añejos como las sectas de poder.

Aun así el hecho de poder ver en la próxima temporada a Claire como líder Estadounidense, es quizás la única razón para ver la siguiente entrega de los Underwood.

Comments

comments